Copa Asiática 2019: los favoritos dan el primer paso tras la primera fecha

Copa

Con más o menos dificultades, los principales candidatos al título atravesaron la jornada inicial de la fase de grupos con éxito, a excepción de Australia, que sumó una sorpresiva caída ante Jordania. Repasamos la acción grupo por grupo.

Grupo A: el decepcionante debut local y el desahogo de India

El partido inaugural de la Copa Asiática 2019 dejó pocas señales alentadoras para los fanáticos locales: Emiratos Árabes Unidos apenas alcanzó a rescatar un empate 1-1 frente a Bahrein. Los dirigidos por Alberto Zaccheroni volvieron a mostrar pocas ideas para vulnerar a su rival pese a contar con el control del partido y caminaron por la cornisa luego de que Mohamed Al Rohaimi adelantara al combinado bareiní. Un polémico penal le permitió a Ahmed Khalil equilibrar las acciones y evitar una caída aún mayor de los locales.

En este escenario, el que dio el zarpazo fue India. En su cuarta participación en el torneo, los dirigidos por Stephen Constantine sumaron su primera victoria desde la edición 1964 -su primera intervención en el certamen y la más destacada, dado que fue subcampeón- con una gran goleada 4-1 frente a Tailandia. Sunil Chhetri lideró al equipo con un doblete y le dio impulso a las ilusiones de avanzar de ronda por primera vez en 54 años.

Grupo B: Jordania dio el gran golpe

La única sorpresa de la jornada inicial de la fase de grupos fue una de gran magnitud: Jordania superó por la mínima a una deslucida versión de Australia, campeón defensor del certamen. El tanto de Anas Bani Yaseen fue suficiente para los jordanos, que se abroquelaron para resistir los estériles esfuerzos de los ‘Socceroos’. La caída dejó sin margen de error a los dirigidos por Graham Arnold, quien quedó en el centro de las críticas.

En el otro juego de la zona, Siria, que nunca superó la primera fase del torneo, y Palestina, que disputa el torneo por segunda vez, protagonizaron el único empate sin goles de la fecha inicial. Los sirios desaprovecharon la superioridad numérica en los últimos 20 minutos, tras la expulsión del palestino Mohammed Saleh.

Grupo C: Corea del Sur y China cumplieron

Corea del Sur es, siempre, uno de los grandes candidatos cuando se trata de fútbol asiático. Y llega al torneo con la misión de cortar casi 60 años de sequía, dado que nunca volvió a gritar campeón tras ganar las primeras dos ediciones del certamen en 1956 y 1960. Pero para ello deberá mostrar más de lo que enseñó en su debut ante Filipinas: el solitario tanto de Ui-Jo Hwang fue suficiente para los surcoreanos, que aguardan la llegada de Son Heung-Min -quien se incorporará en el tercer partido de la fase de grupos- para fortalecer su poderío ofensivo.

En el otro encuentro, la tambaleante China pasó de una primera mitad para el olvido a un segundo tiempo de reacción y superó 2-1 a la debutante Kirguistán. La ex nación soviética se adelantó en la etapa inicial con el tanto de Akhlidin Israilov y tuvo ocasiones para sentenciar el partido, pero se desdibujó en el complemento y permitió la reacción de los dirigidos por Marcello Lippi, que se impusieron con los tantos del arquero Pavel Mattiash en contra -tras un grosero error- y de Yu Dabao.

Grupo D: Irán mostró los dientes, Irak terminó con el invicto de Vietnam

Irán sacó a relucir su traje de gran favorito sin traumas y aplastó 5-0 a Yemen en Abu Dhabi, con un doblete de Mehdi Taremi y los goles de Saoud Al Sowadi, Sardar Azmoun y Saman Ghoddos. El equipo de Carlos Queiroz dio una muestra de fluidez en ataque, dinámica en el mediocampo y buena actitud para revertir las dudas provocadas por una preparación tumultuosa en la previa del certamen. A la tarea también contribuyó la floja tarea de un rival que se derrumbó tras unos diez minutos iniciales prometedores.

Y en uno de los duelos más emocionantes de la primera fecha, Irak terminó con el extenso invicto de Vietnam de 18 partidos al imponerse 3-2. Los vietnamitas, que llegan en alza al torneo tras haber obtenido el Campeonato del Sudeste Asiático, desaprovecharon haber estado dos veces en ventaja en el marcador y terminaron sucumbiendo en el tiempo cumplido, con un tiro libre majestuoso de Ali Adnan que le dio la victoria a los iraquíes.

Grupo E: Arabia Saudita brilló, Qatar tuvo un comienzo positivo

Otro de los favoritos en el certamen, aunque quizás un escalón por debajo de los principales por el presente inmediato, es Arabia Saudita. Y el equipo del argentino Juan Antonio Pizzi se despachó con un debut esperanzador. Fue 4-0 frente a Corea del Norte por los tantos de Hattan Babhir, Mohammed Al Fatil, Salem Al Dawsari y Fahad Al Muwallad. Un comienzo arrollador ante un rival inferior que permite alimentar moderadas expectativas en los sauditas.

Por su parte, Qatar, que afronta su primer gran desafío de cara al Mundial 2022 del que será organizador, superó sin brillar 2-0 a Líbano. El combinado del pequeño emirato del Golfo dirigido por el español Félix Sánchez se impuso con el gran tiro libre de Bassam Hisham y un tanto de Almoez Abdulla. Antes, los qataríes habían tenido el primer ‘guiño’ arbitral luego de que el 1-0 libanés en el primer tiempo haya sido anulado por una falta dudosa.

Grupo F: Japón sufrió para ganar, Uzbekistán celebró con lo justo

Y otro de los candidatos de siempre, Japón, tuvo más dificultades de las esperadas para quebrar a Turkmenistán, que disputa el torneo por segunda vez historia. Fue 3-2 con un comienzo difícil debido a que Arslanmyrat Amanov adelantó a los ‘verdes’ antes del descanso. Impulsados por la buena actuación de Yuya Osako, los nipones despertaron: el delantero de Werder Bremen anotó por duplicado y Ritsu Doan amplió la ventaja de los japoneses, que igual sufrieron en el cierre luego de Ahmet Atayev descontara de penal a once minutos del final.

Por su parte, Uzbekistán, dirigida por el argentino Héctor Cúper, cumplió con su misión aunque no le sobró nada para vencer 2-1 a Omán. Odil Akhmedov abrió el marcador con un buen tiro libre, pero Mohsin Al Ghasani empató para los del sultanato cuando sólo quedaban 20 minutos para el final. Pero Eldor Shomurodov apareció a cinco minutos del cierre para robar un balón, eludir al arquero y establecer el 2-1 definitivo que impulsa las ilusiones uzbecas de dar batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *