Especial 2018: Croacia y Torreira, las revelaciones del año

Informe

Croacia alcanzó la primera final mundialista de su historia de la mano de Zlatko Dalic, que con solo un año al frente del seleccionado le cambió la cara por completo. También Rusia 2018 marcó el trampolín para Lucas Torreira, el motor del mediocampo uruguayo que sorprendió al mundo.

SELECCIÓN REVELACIÓN: CROACIA

El empate 1-1 con Finlandia el 6 de octubre de 2017 puso a Croacia en serio riesgo de no jugar el Mundial de Rusia 2018. A esa altura, el equipo de Ante Cacic ya había sumado duras derrotas ante Islandia y Turquía y, en el medio, había sufrido para vencer por la mínima a Kosovo. Y llegó el golpe de timón: Davor Suker, presidente de la federación croata, despidió a Cacic y le entregó el equipo a Zlatko Dalic, dos días antes del cruce decisivo ante Ucrania. El equipo dio un vuelco de 180 grados: triunfo 2-0, goleada ante Grecia en el repechaje y un camino tan glorioso como inesperado que sólo chocó con la sólida Francia en la final del Mundial. Una selección de escasa historia alcanzó la definición de la Copa del Mundo por primera vez, sostenida en un equipo solidario, con Luka Modric e Ivan Rakitic aportando la cuota de fútbol desde el mediocampo, la aparición de Ante Rebic, el aporte de Ivan Perisic. Dalic cambió el mal clima que existía bajo las órdenes de Cacic, se ganó la confianza de sus dirigidos y potenció a un grupo de jugadores talentosos que habían acumulado frustraciones con la camiseta de la selección. Un año antes, esa posibilidad poco menos que imposible.

JUGADOR REVELACIÓN: TORREIRA

Quienes siguieron su recorrido en el fútbol italiano (desde Pescara, donde llegó muy joven procedente de Montevideo Wanderers, hasta Sampdoria, club en el que brilló hasta antes de Rusia 2018) no se sorprendieron tanto. Pero la aparición de Lucas Torreira en el mediocampo uruguayo fue la gran revelación de Rusia 2018. Con solo 22 años, se convirtió en una pieza clave, combinando un despliegue y capacidad de marca característico de la ‘garra charrúa’ con un buen trato del balón y el desdoble necesario para aportar en la ofensiva también. Esa dinámica llamó la atención de Unai Emery, quien lo venía siguiendo desde Sampdoria y lo pidió para su nuevo Arsenal, equipo al que llegó tras el Mundial y en el que rápidamente se volvió titular. Debutante en Uruguay en marzo de este año, presente en los 5 partidos de la ‘Celeste’ en Rusia 2018, recién se ganó la titularidad en el tercer encuentro y su punto más alto fue el gran encuentro ante Portugal en los octavos de final. Ahora es una de las caras de la renovación uruguaya de cara a Qatar 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *