Brasil encuentra el interruptor en el descuento

Rusia 2018

Coutinho y Neymar sellaron un agónico triunfo ante Costa Rica.

 

No existen las prebendas en el Mundial de Rusia para las favoritas, obligadas todas a sudar cada punto. Ya lo ha comprobado Argentina, asomada al abismo, y también Brasil, salvada por la campana ante Costa Rica gracias a los goles de Coutinho y Neymar en el descuento. Un agónico triunfo que le evita un lío monumental en la última jornada y que le deja muy cerca de la estación de octavos de final. Tanta presión se sacudieron los cariocas que Neymar acabó llorando sobre el césped tras el pitido final. Una imagen que dará la vuelta al mundo.

No es Tite un seleccionador demasiado dado a las concesiones, olvidado y enterrado definitivamente el recuerdo del Brasil del 70, sacrificado el lucimiento en pos de la efectividad. Se resiente así el juego y también el espectáculo, aunque la emoción de un Mundial y la intensidad con la que lo viven los aficionados cariocas es capaz de superar el peor de los tedios.

Brasil es un equipo compacto y siempre peligroso, dadas sus individualidades, pero incapaz de saber explotarlas más de lo necesario. No se toman riesgos porque sí en el combinado de Tite. Ganar es el primer mandamiento. Casi el único. No importan las formas, aunque los futbolistas brasileños siempre han sido los más brillantes en este deporte. Desde Pelé hasta Neymar, pasando por Romario Garrincha. Todos ellos campeones del mundo menos uno.

Se encerró descaradamente Costa Rica, formando una línea de cinco atrás y lanzando todos los balones a Ureña para que obrara un milagro. Cedió la iniciativa sin tapujos a Brasil, al que le sobraban destructores y le faltaban creadores. Todos los balones pasaban por Coutinho, canalizador absoluto del juego de la canarinha, que intentaba mezclar con Marcelo y Neymar en una banda izquierda muy poderosa, quedando la derecha como un auténtico solar con Willian Fagner. Tanto, que el extremo del Chelsea se quedó en el vestuario tras el descanso para que Douglas Costa entrara para intentar mejorar sus prestaciones. No lo acabó de conseguir.

El primer susto de la tarde en San Petersburgo se lo llevaron los brasileños, cuando Borges cruzó en exceso tras una gran cabalgada de Gamboa. Tardó en recuperarse el equipo de Tite pero lo hizo y tuvo cinco minutos de arrebato en los que asedió a Navas. Gabriel Jesús anotó en fuera de juego, Marcelo no acertó con la derecha, Neymar no llegó al balón y Coutinho la mandó por encima del travesaño. Fueron sus mejores minutos. De Costa Rica no había noticias, más allá de algún intento contra que canalizaba Bryan Ruiz.

Echaba mucho de menos Brasil la mejor versión de Neymar, que no ha llegado en su mejor momento físico a Rusia y eso se está notando sobre el césped. No lo deja de intentar, siempre encomiable su actitud, pero las piernas no le responden. A pesar de todo, sigue siendo la diana de los defensas rivales, también de los costarricenses, siempre con el beneplácito de los árbitros. Una tolerancia que merecería una tesis doctoral.

Con apenas un punto en su haber, las obligaciones para Brasil se agigantaban con el paso de los minutos, al mismo tiempo que se inclinaba el césped hacia Keylor. El larguero repelía con violencia el cabezazo de Gabriel Jesús nada más iniciada la segunda parte. Seguían Neymar, que no acertaba desde la frontal de la pequeña, y Coutinho, cuyo disparo fue muy centrado. Se multiplicaban los avisos. Le iba a tocar sufrir a Costa Rica si quería mantener, al menos, el empate. Brasil quería poner sus galones sobre la mesa y lo acabó logrando con merecimiento.

Tardó en reaccionar Tite ante el escaso bagaje de Costa Rica en ataque y a veinte minutos para el final se atrevió a ‘sacrificar’ uno de sus dos destructores de lujo –Paulinho, en este caso- para poner más talento con Firmino. Se palpaban los nervios de ambos en las imprecisiones en uno y otro lado del campo. También a la hora de definir, como le sucedió a Neymar, que desperdiciaba la mejor opción que había tenido en todo el Mundial.

El VAR dio el penúltimo giro al partido, obligando a Kuipers a cambiar su decisión de señalar penalti sobre Neymar tras un leve contacto de González. No tuvo dudas el árbitro tras ver la acción por televisión. Todo parecía estar en contra de Brasil, incapaz de batir a Keylor y abocado a una final ante Serbia. Pero llegó el descuento y aparecieron Coutinho y Neymar para decantar la balanza, eliminar definitivamente a Costa Rica del Mundial y aliviar a los pentacampeones. Nadie podrá hablar de injusticia. La canarinha encontró el interruptor a tiempo.

Ficha técnicaBrasil, 2 – Costa Rica, 0

Brasil: Alisson; Fágner, Thiago Silva, Miranda, Marcelo; Paulinho (Firmino, min. 68), Casemiro, Coutinho; Willian (Douglas Costa, min. 46), Gabriel Jesús y Neymar.

Entrenador: Adenor Bacchi ‘Tite’.

Costa Rica: Navas; Gamboa (Calvo, min. 75), González, Acosta, Duarte, Oviedo; Venegas, Guzmán (Tejeda, min. 83), Borges, Ruiz; y Ureña (Bolaños, min. 54).

Entrenador: Óscar Ramírez.

Goles: 1-0, M.91: Coutinho; 2-0, M. 97: Neymar.

Árbitro: Bjorn Kuipers (HOL). Amonestó a Neymar (min. 80), Coutinho (min. 80), Acosta (min. 85).

 

 

Fuente: lavanguardia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *