El caso Munir y otros jugadores binacionales que se quedan sin viajar a Rusia

El delantero hispanomarroquí reclama a la FIFA que le permita ser convocado por Marruecos para el Mundial pese a haber debutado en la selección mayor de España en 2014. El “arrepentido” atacante no es el único ejemplo de jugadores que optaron por vestir la camiseta de un equipo nacional y podrían jugar el Mundial si hubieran elegido otro.

El jugador hispanomarroquí Munir el Haddadi ha contactado con la Federación Real Marroquí de Fútbol (FRMF) para pedirle que apoye ante la FIFA su pretensión de jugar con la selección de Marruecos, según aseguró el diario Assabah de ese país.

El diario afirmó que el delantero, actualmente enrolado en el Alavés en calidad de cedido por el Barcelona, también se ha dirigido en persona a los responsables de la FIFA para reclamar que se defiendan “los derechos de los jugadores binacionales”.

Nacido en la localidad madrileña de San Lorenzo del Escorial, de padres marroquíes, Munir debutó con la selección española el 8 de septiembre de 2014, de la mano de Vicente del Bosque, en un partido de la fase de clasificación para la Eurocopa 2016 contra Macedonia (5-1).

El delantero apenas disputó trece minutos y no ha vuelto a jugar para España, pero aquel breve estreno implica, de acuerdo con las normas de la FIFA, que Munir no puede ser llamado por otra selección, pese a haber hecho público su deseo de cambiar su nacionalidad deportiva.

En declaraciones citadas por el rotativo Assabah, Munir dijo que no entiende “por qué tiene que pesar” sobre él el hecho de haber vestido efímeramente la camiseta de España.

La intención de Munir sería participar en el Mundial de Rusia con Marruecos, que el pasado sábado certificó su clasificación para el torneo con una victoria por 0 a 2 ante Costa de Marfil.

La FRMF ya ha manifestado en varias ocasiones su interés en la incorporación del delantero y ha requerido repetidamente a su homóloga española la remisión del pasaporte deportivo del jugador.

Si consiguiera el visto bueno de la FIFA, Munir tendría que pelear por un puesto con los atacantes que han llevado a Marruecos al Mundial, entre quienes destacan Khalid Boutaïb (máximo goleador del equipo en la fase de clasificación), el prometedor Achraf Bencharki y los extremos Nordin Amrabat y Hakim Ziyech.

Otros jugadores que se quedan sin mundial por haber elegido jugar para otra selección

Munir está buscando contrarrestar su propia decisión: al momento de elegir entre España y Marruecos, el delantero surgido de Barcelona optó por la Roja y su destino, al menos según las normas de la FIFA, parece sellado a esperar una oportunidad con el equipo de Julen Lopetegui, si logra los méritos para acceder a una convocatoria.

Los casos de jugadores binacionales son muchos y, en buena parte de los casos, la pulseada la ganan aquellas selecciones que, por lógica, tienen más oportunidades de jugar un Mundial. Sin embargo, tras una eliminatoria que dejó a más de un favorito sin pasaje a Rusia, varios de estos jugadores tal vez estén arrepentidos de su decisión. Aquí algunos de ellos.

Gianluca Lapadula (Italia/Perú). En 2016, el entrenador argentino de Perú, Ricardo Gareca, viajó a Italia para convencer al delantero italiano, de madre peruana, para que vistiera la camiseta del conjunto incaico en la Copa América Centenario. En aquél momento, Lapadula era el goleador de Pescara, en la segunda división italiana. Su rendimiento lo llevó a AC Milán y él optó por esperar por la inminente convocatoria para jugar por Italia, rechazando a Perú. Su debut se dio en mayo de este año y marcó un triplete en un amistoso ante San Marino. Sin embargo, su nivel decayó, no tuvo ninguna convocatoria para las eliminatorias y, finalmente, Italia quedó afuera de Rusia 2018, mientras que Perú retornó a la Copa del Mundo tras 36 años.

Jorginho (Italia/Brasil). Este es un caso reciente. De buen presente en Napoli, el centrocampista nacido en Santa Catarina (Brasil) no recibió la esperada convocatoria de Tité y, en noviembre, fue citado por Gian Piero Ventura para afrontar el repechaje europeo. Su debut se dio en el partido de vuelta ante Suecia, que terminó sin goles y con la eliminación de la ‘Azzurra’.

Stephan El Shaarawy (Italia/Egipto). El actual delantero de AS Roma juega para Italia desde agosto de 2012. De padre egipcio, el atacante se decidió por su país de nacimiento, el mismo que el de su madre, y desechó la posibilidad de jugar para Egipto. Pese a jugar la Copa Confederaciones 2013, El Shaarawy no fue tenido en cuenta para el Mundial de Brasil 2014 y no tendrá su chance en Rusia por la no clasificación de la ‘Azzurra’. Si hubiera elegido jugar para los ‘Faraones’, hoy seguramente estaría en los planes del argentino Héctor Cúper de cara a la primera Copa del Mundo para Egipto en 28 años.

Aron Johannsson (Estados Unidos/Islandia). Nacido en Alabama en 1990, Johannsson jugó para la selección de Islandia en las divisiones menores. Su destino pudo haber sido distinto en 2012: en aquella oportunidad fue convocado para disputar un partido con el combinado nórdico, pero no pudo asistir por una lesión. En 2013 decidió jugar para Estados Unidos y formó parte del plantel en el Mundial de Brasil 2014, aunque sólo disputó un encuentro (2-1 sobre Ghana). Con mayor continuidad, Johannsson se esperanzó con lograr una, a priori, lógica clasificación a Rusia 2018. Sin embargo, Estados Unidos quedó afuera sorpresivamente, mientras que su segunda nación, Islandia, disputará su primera Copa del Mundo.

Christian Pulisic (Estados Unidos/Croacia). El lazo entre Pulisic y Croacia llega a través de su abuelo. El actual delantero de Borussia Dortmund fue sondeado por el equipo helvético cuando ya era una destacada figura Sub 17 en Estados Unidos. El oriundo de Pensilvania no se tentó por esa posibilidad y se mantuvo con el equipo norteamericano. Hoy es un hombre clave de ese combinado, pero se quedó sin oportunidades de jugar en Rusia 2018, mientras que Croacia regresa a la cita. Con 19 años y un gran futuro por delante, seguramente Pulisic tendrá su revancha, tal vez en Qatar.

Wilfred Zaha (Costa de Marfil/Inglaterra). En un país nutrido por grandes futbolistas, Wilfred Zaha era considerado una interesante apuesta para Inglaterra. Nacido en Abiyán, se mudó de niño a suelo británico, escaló a través de las divisiones juveniles y alcanzó a jugar 7 minutos para los ‘Tres Leones’ en un amistoso ante Suecia en 2012. Luego, sólo volvió a disputar un partido más. En 2016, Zaha solicitó a la FIFA cambiar su equipo nacional, pese a haber debutado en el elenco mayor inglés. Su pedido fue aprobado y desde entonces disputó 7 partidos en Costa de Marfil, con el que se consagró campeón de la Copa Africana de Naciones 2017. Sin embargo, no pudo clasificar a Rusia 2018 y ahora deberá alentar por su segunda patria, por televisión.

Taulant Xhaka (Albania/Suiza). Este mediocampista nacido en Basilea, con raíces kosovares, es dueño de una historia particular. Tras atravesar las selecciones juveniles con Suiza, él se mostró abierto a recibir una invitación para jugar por Albania, país del que obtuvo la nacionalidad. Su hermano Granit, jugador de la selección mayor suiza, le recomendó aceptar la chance de jugar con el elenco albanés. Así, tuvo la chance de disputar la primera Eurocopa de Albania en 2016 y hasta enfrentó a su hermano. Pero Albania, en el mismo grupo que España e Italia, no pudo clasificar a Rusia 2018 y deberá alentar a su hermano Granit, que sí asistirá a la cita mundialista con Suiza.

Wissan Ben Yedder (Francia/Túnez). El delantero de Sevilla nació en Sarcelles, Francia, pero su familia es de Túnez. Tras disputar partidos en las divisiones menores francesas, el atacante nunca tuvo la esperada oportunidad en la selección francesa. Sin embargo, pese a ser tentado en reiteradas ocasiones, Ben Yedder optó por cerrarle la puerta a Túnez. Con escasas chances de ser tenido en cuenta por Didier Deschamps, el ariete volvió a aparecer en el radar tunecino para Rusia 2018. Sin embargo, el entrenador del seleccionado africano, Nabil Maaloul, comunicó días atrás que la Federación de su país no volverá a consultar a Ben Yedder porque “él ha expresado claramente su voluntad de jugar para Francia”.

Pierre Emerick Aubameyang (Gabón/Francia). La figura de Borussia Dortmund será uno de los grandes ausentes de Rusia 2018. Su seleccionado, Gabón, estuvo lejos de pelear por un boleto para el próximo Mundial. Sin embargo, tras disputar partidos con los equipos juveniles de Francia e incluso ser tentado por Italia, Aubameyang no dudó en elegir a Gabón, siguiendo los pasos de su padre, que supo ser referente de ese seleccionado, a sabiendas de que sus posibilidades de disputar las grandes competencias eran escasas. “Tomé la decisión con mi corazón, no con la cabeza. Quizá habría sido más fácil jugar en Francia. Pero ir a un Mundial o ganar un Balón de Oro jugando con Gabón es algo que me motiva mucho más. Tengo que decir que también influyó mi familia. Hablé con mis padres sobre esto y me dijeron que sentían que era la mejor decisión. Lo decidí por mi familia. Mi papá jugó por Gabón, fue capitán y quería seguir sus pasos”, declaró. Quizás, Qatar 2022 le regale la chance de hacer historia con las Panteras.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *