El Tribunal de Disciplina de la CONMEBOL, que sesionó el viernes por la tarde en Santiago, confirmó la pena que incluye la fecha provisional que se le había entregado el jueves.

Por lo mismo, el delantero queda inhabilitado para jugar por lo que resta del torneo pues, en en el mejor de los casos, Brasil jugará cuatro partidos más si llega a la final. Además, deberá pagar una multa de 10 mil dólares como consecuencia de su expulsión.

El agravante para la pena de Neymar -que en ese mismo encuentro llegó a la quinta amonestación- fue un insulto al árbitro del juego, el chileno Enrique Osses. Según el informe del colegiado, el punta del Barcelona español lo esperó en el túnel para expresarle el improperio.

En tanto, el delantero Carlos Bacca de Colombia, quien estuvo envuelto en el mismo conflicto al final del partido, recibió dos partidos de suspensión.

En el caso de Bacca, solo volvería a participar con Colombia si su equipo alcanza la semifinal. Por su parte, deberá pagar una multa de cinco mil dólares.